Se despeja el panorama económico del Valle

El optimismo sobre un mejor comportamiento de la economía regional ronda entre los empresarios y los hogares vallecaucanos. Los caleños, por ejemplo, están aumentando su gasto. Los datos de la firma Raddar así lo confirman y en abril del 2018 el consumo en la ciudad creció 3,51 %, cada hogar tuvo un gasto per cápita de $5,1 millones en ese mes, es decir, $300.000 más que en abril del 2017.

Estos datos se ratifican en la encuesta de confianza del consumidor de Fedesarrollo que evidenció que para el mes de abril la confianza de los caleños en la economía creció 10 puntos porcentuales, mucho más que las principales capitales del país. 

Esta mejoría en el gasto, que viene observándose desde inicio de año y otros indicadores hacen prever que la recuperación económica del Valle está en marcha.

Es así como, al cierre del primer trimestre del 2018 la producción industrial creció 0,6 % y las ventas 3,6 % (una año atrás las cifras eran negativas); el comercio incrementó sus ventas entre enero y marzo 1,6 %; las ventas de vehículos crecieron 3,5 % al mes de abril; las exportaciones repuntaron 7,4 % hasta marzo del 2018 y el crédito hipotecario de los vallecaucanos creció en casi $400.000 millones al mes de marzo frente a igual mes del 2017 y el número de créditos aumentó en 11.633 (ver recuadros).

Estos indicadores hacen prever que la economía del Valle habría crecido 3,1 % durante el primer trimestre del 2018. La cifra sería superior al promedio nacional (2,2 %, según la cifra publicada por el Dane.)

Pavel Vidal, profesor de economía de la Universidad Javeriana Cali, institución que junto con el Banco de la República calculan el Indicador Mensual de Actividad Económica (IMAE), explicó que el 75 % de las variables que se analizan registraron crecimiento en los primeros tres mes del año. 

“Los dos últimos trimestres han sido positivos. Por eso decimos que es probable que se haya acabado la desaceleración. 2018 debe ser mejor que 2017”, dijo el docente.

De acuerdo con el IMAE, uno de los buenos indicadores tiene que ver con la producción de caña. “La agricultura cañera no había tenido un primer semestre de 2017 favorable, pero desde el segundo semestre y hasta el primer trimestre de 2018 se acelera, con lo que se garantiza que este sea un sector que impulse las estadísticas de crecimiento del PIB del Valle”. 

Entre enero y marzo de 2018 la producción de azúcar fue de 599.000 toneladas, 11 % mayor al registro del mismo lapso de 2017 y fue el dato máximo histórico de producción para ese periodo en los últimos 10 años, según Asocaña. 

Al respecto, Francisco Lourido, presidente del Sociedad de Agricultores y Ganaderos del Valle, dijo que la presencia de inversionistas que le están apostando al desarrollo de grandes extensiones de cultivos en la región se reflejará pronto en la economía del departamento y sobre todo en el empleo. “Vemos cómo hay incremento de siembras, esto es muy esperanzador porque significa empleo”, destacó.

Pavel Vidal agregó que por el lado de los indicadores que indirectamente se relacionan con la actividad económica, las señales se mantienen positivas, lo que sirve para confirmar el mejoramiento de la región. “El volumen de corrugados o empaques (que suele correlacionarse con la industria y el consumo), al igual que el tráfico de vehículos de carga, se sostienen con tasas positivas.

Para Esteban Piedrahita, presidente de la Cámara de Comercio de Cali, los resultados del PIB regional son alentadores, teniendo en cuenta “las circunstancias”. Se refiere a que el año 2017 fue realmente difícil para los colombianos. “Volver a crecer por encima del 3,0 % es una señal robusta de que lo peor de la desaceleración ya pasó. Esto debe traducirse en una reactivación del empleo que se vio afectado en 2017. Es notable que desde 2014 el Valle crece por encima del promedio nacional”, dijo.

Más créditos de vivienda

Los directivos del sector financiero destacaron en la encuesta Pulso Económico Regional que el aumento anual en los desembolsos de crédito siguió a buen ritmo, por ejemplo, en las líneas de consumo, principalmente en la modalidad de libranzas, seguida de tarjetas de crédito y el crédito de vehículos que “logró recuperarse notoriamente”. La línea hipotecaria persistió en su ascenso por el estímulo a la tasa de vivienda y proyectos de construcción.

Según datos del Dane, los vallecaucanos tomaron 11.000 créditos hipotecarios más al cierre del primer trimestre, comparado con igual lapso del 2017, para un total de 116.477 préstamos de vivienda que implican una cartera de $4,68 billones. Un dato que se destacó es la reducción del saldo en mora de los créditos de vivienda, es decir, que las personas están pagando mejor sus créditos.

Crece la industria

Según el Pulso Económico del Banco de la República (una encuesta que se hizo los primeros días de mayo a empresarios de Cali y el norte del Cauca), los industriales evidenciaron un incremento anual importante de la producción fabril en abril. “Reportaron amplio aumento en la elaboración de empaques y corrugados, azúcar, alcohol carburante, calzado, alimentos y frutas procesadas, autopartes, farmacéuticos y artículos de aseo personal”. 

También creció con menor impulso la producción de confecciones y prendas de vestir, cables eléctricos y perfilerías de aluminio”, indicó el documento.

Según cifras del Dane, la producción de la industria local creció 0,6 % entre enero y marzo del 2018, luego de venir con cifras negativas, y las ventas repuntaron 3,6 %. 

María Eugenia Lloreda, gerente de la Asociación Nacional de Empresarios, Andi, en el Valle, ratificó que sí es notorio el mejoramiento de la manufactura y que se espera que el repunte sea aún mejor, una vez se decida finalmente quién será el presidente de Colombia en los próximos 4 años.