¿Qué hacer con los edificios abandonados en Cali?

Cada vez son más los edificios  abandonados en Cali que presentan deterioro en su infraestructura y, además, sirven como albergue para habitantes de calle; situación  que genera molestia a los habitantes vecinos.

De acuerdo con la Administración Municipal, ya se adelantan  proyectos para realizar un censo de todas las infraestructuras abandonadas en Cali y las que representen un riesgo para la ciudadanía serán intervenidas. Igualmente, las personas que figuren como dueñas de la propiedad serían multadas.  

 “Si la estructura amenaza ruina se debe hacer un proceso articulado con Planeación Municipal y Secretaría de Gobierno, donde se mira un componente integral como la parte patrimonial y tributaria, luego ya entraríamos a intervenir y sancionar”, explicó Rodrigo Zamorano, secretario de Gestión de Riesgo de Cali. 

El Decreto Nacional número 1077 de 2015 ordena que “cuando una edificación o parte de ella se encuentre en estado ruinoso y atente contra la seguridad de la comunidad, el alcalde o por conducto de sus agentes, de oficio o a petición de parte, declarará el estado de ruina de la misma y ordenará su demolición parcial o total”. 

 No obstante, Víctor Martínez, presidente de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, capítulo Valle, señaló que en los últimos años ha habido varias estructuras colapsadas por abandono, “en la Calle 9 con Carrera 9 se cayó una casa abandonada y no mató a nadie de milagro”. 

Martínez explicó que “en Cali es más fácil abandonar un predio que recuperarlo. Aquí hay un mal manejo del Municipio al patrimonio construido, golpean a los particulares con un reglamento urbano donde no se puede hacer un proyecto rentable. Hay que darle más incentivos para recuperar estas edificaciones como, por ejemplo, todo el predial y los servicios públicos sean de estrato cero por cierto tiempo”. 

La cifra de edificaciones abandonadas en Cali no está precisada en la Administración Municipal, pero algunos profesionales de la construcción señalan que son bastantes y que se deben intervenir, ya que  representan riesgo para la ciudadanía  ante un movimiento sísmico considerable.

“A los edificios que llevan muchos años abandonados el Estado debería decomisarlos hasta que aparezca un dueño, porque esas estructuras  causan muchos problemas, comenzando por la inseguridad y los riesgos de colapso”, acotó el arquitecto Benjamín Barney, miembro de la Sociedad de Mejoras Públicas de Cali.  

Asimismo añadió que estos edificios no deben ser demolidos sino restaurados. “Cuando recuperan edificaciones  restablecen   la imagen colectiva que los caleños; hay gente mayor que    ya no reconocen la ciudad, porque de lo que recuerdan  no existe casi nada y eso trae consecuencia  como falta de identidad con la ciudad y de respeto”, dijo.

Muros peligrosos 

 La mayoría de edificaciones abandonadas no cumplen con el Reglamento Colombiano de Cosntrucción Sismo Resistente  NSR-10 del año 2010. Así lo determinó la Sociedad de Arquitectos Colombianos.
 
La Administración Municipal señala que si una edificación abandonada colapsa y deja heridos,  los dueños del predio deben responder por los daños y las sanciones.