¿Es realmente Cali una ciudad barata para vivir?

La afirmación que hizo recientemente la revista Forbes de que Cali es la segunda ciudad más económica para vivir en la región e inclusive más barata frente a algunas urbes de Europa, genera dudas entre una parte de los caleños que perciben que la realidad puede ser otra. 

Sin embargo, un gran número de indicadores económicos ratifica la tesis de la revista y muestra que la capital del Valle “es una ciudad fácil para vivir”, como lo describe Samir Campo, analista de la firma Raddar especializada en consumo y como lo señala Forbes, “Cali ha arrebatado el foco de atención, gracias al precio de las rentas que está entre 25 % y 30 % menos que en Medellín, lo cual la convierte en una ciudad incluso más atractiva. Una pareja puede vivir en Cali por unos 745 euros ($2.570.000 aproximadamente), incluyendo el alquiler”, informó la revista.

Por ejemplo, en Cali el precio del transporte público urbano es más económico frente a Medellín y Bogotá; las tarifas promedio de hotel (entre enero y noviembre del 2017) fueron $82.000 inferiores que en Bogotá y $12.000 menos que en Barranquilla y estudiar un doctorado en áreas como la Administración resulta más favorable en la ciudad (ver gráficos).

El costo del cargo fijo y básico del servicio de acueducto es más barato en la capital del Valle y entre el 2010 y 2017 la inflación en la ciudad aumentó a un menor ritmo que el incremento del salario mínimo, elevando el poder adquisitivo de los salarios.

Un reciente estudio de la firma inmobiliaria Tinsa indicó que en el cuarto trimestre del 2017 Cali tuvo el precio de la tierra más económico. El metro cuadrado más costoso en ese periodo se vendió en la ciudad a $3,9 millones; en Bogotá en $6,2 millones y en Medellín en $4,4 millones.

Esto también se refleja en los arrendamientos como lo dice Forbes. “En Bogotá hay un sector que se denomina “La Felicidad” y allí hay vivienda estrato 3, donde los arriendos llegan a $1.800.000. En Cali con ese dinero se vive en el mejor sector de un estrato 6”, comentó Juan David Castaño gerente suroccidente de Analdex, quien está de acuerdo en que la ciudad es más barata para vivir frente a otras capitales principales de Colombia, pero recuerda que hay que tener en cuenta que los salarios en la ciudad también son menores.

¿Qué tan barata es Cali?

Lina Martínez, directora del Observatorio de Políticas Públicas, Polis, de la Universidad Icesi, explica que una cosa puede ser la percepción que se tiene desde fuera de Cali y del país y otra la que tienen los mismos caleños sobre su ciudad. 

“Los datos que plantea el escalafón Forbes son reales para el público de la revista y eso es positivo porque promueve el turismo e impulsa a que la ciudad se convierta en un sitio de retiro como lo es la Florida en EE.UU.”, dijo.

Destacó que un salario básico en Europa de 1200 euros se convierte en casi $4 millones en Colombia y con eso una persona vive bien en Cali, eso “es un gangazo” y hace que la capital del Valle se vuelva aún más atractiva. 

Sin embargo, dice que el caleño se mueve en otro espacio porque gana en pesos y su salario es menor frente a otras principales capitales, por eso puede percibir que la ciudad no es tan barata.

Al respecto Esteban Piedrahita, presidente de la Cámara de Comercio de Cali (CCC), ratificó que el informe de Forbes está escrito desde la perspectiva de un extranjero de un país desarrollado y desde ese punto de vista “Cali ofrece una muy buena relación costo-beneficio. La ciudad tiene buenos atractivos y servicios a precios, que comparándolos con los de otras ciudades grandes del mundo, son bastante asequibles”.

Según cálculos de la CCC, entre las principales ciudades, Cali y Bogotá cuentan con menor ritmo de crecimiento del IPC para hogares de ingresos bajos.

Para el directivo, en la medida que la capital del Valle pueda atraer personas a vivir e invertir (empresarios, jubilados) se dinamiza la actividad económica y con ello mejoran las condiciones de vida para todos. Esto puede representar más empleo y con mejores condiciones, pues la informalidad es uno de los problemas de la Sultana. Hoy casi la mitad de la población ocupada está en esa condición (47%).

Samir Campo reitera que en “Cali es más fácil vivir”. “En 2017 la inflación no fue la más baja del país, pero el gasto tuvo buen ritmo, lo que significa que la ciudad no se afecta y la gente soluciona sus necesidades básicas”.

Agregó que mientras un barranquillero gasta 4 pesos de cada 10 en alimentos, un caleño gasta 3 pesos. “Entre menos pesa la compra de alimentos en el gasto tienes una ciudad donde es más fácil vivir”, anota. 

Para Carlos Andrés Pérez, director Económico y de Competitividad de la CCC, lo importante del escalafón de Forbes es que la comparación se hace entre varias ciudades del mundo con similares estándares de calidad de vida, teniendo en cuenta no solo el costo de vida, sino también otras condiciones como las ofertas cultural, gastronómica y de salud, entre otras cosas. “El hecho de que Cali haya sido incluida en este estudio refleja los avances en calidad de vida que se han registrado en los últimos años”. 

Además, recalcó que muchos indicadores están a favor como la inflación que en los últimos 7 años creció a menor ritmo en comparación con otras grandes capitales. 

También, si se comparan gastos cotidianos se ven diferencias: en la ciudad la carrera mínima vale $4500; en Bogotá $4400; Medellín $5400 y Cartagena $6700. Asimismo, la entrada a cine en una sala 3D vale $20.000 en Cali, $30.500 en Bogotá, mientras que baja a $18.500 en Medellín.