El desempeño económico preocupa a los gremios

Aunque la economía colombiana creció 2% en el tercer trimestre del 2017, ese desempeño no convenció del todo a los gremios ni al empresariado.Si bien se trata de un repunte del 0,7% frente al mismo período del año pasado, en lo corrido del 2017 el crecimiento del PIB apenas llega al 1,5%. Eso obligó al Gobierno a revisar su meta crecimiento para todo el año en 1,8% y no del 2,1% como anticipó meses atrás.

En ese sentido, el director de Fedesarrollo, Leonardo Villar Gómez, no duda en calificar el balance parcial del crecimiento económico del país como “muy pobre”, aunque rescata aspectos positivos: es más alto que el de los cuatro trimestres anteriores que fueron inferiores al 1,3%, y la expectativa de un futuro promisorio para el sector agropecuario.

“Sin duda es un resultado preocupante, porque sectores como la industria y la minería siguen presentando cifras negativas, mientras la construcción registra cifras desfavorables”, dijo.

Subrayó Villar Gómez que el resultado del tercer trimestre “no nos tomó por sorpresa”, pues ese había sido su pronóstico. Aún así, dice que aunque se cumpla la meta del Gobierno de 1,8% al cierre del año se trata de “un crecimiento bastante pobre”.

Crece el agro, pero no la rentabilidad
El sector agreopecuario fue el de mayor crecimiento en el tercer trimestre del año, con un promedio del 7%. Pese a ello, el presidente del gremio, Jorge Bedoya, afirma que “nosotros siempre hemos dicho que el crecimiento no es sinónimo de rentabilidad, pues si bien sectores como palma, café, cacao, avicultura y ganadería de leche ayudaron al crecimiento, hay otros sectores como arroz que llevan una nula rentabilidad a los productores”.

El Presidente de la SAC prevé que “el año cerrará con un crecimiento de entre 4% y 4,5%, pero hay que esperar, porque en nuestro país cualquier cosa puede ocurrir”.

La vivienda, es la esperanza
El sector de la construcción no salió bien librado en el tercer trimestre del 2017, al retroceder 2,10%.

Según la presidenta de Camacol, Sandra Forero, “la desaceleración económica que ha implicado ajustes en los frentes de empleo e inversión incidieron en este resultado”.

Pese a ello, la dirigente prevé un cierre del año con 1,7% de crecimiento y le apunta a 2,4% para el año entrante, ya que “la política de vivienda sigue siendo una herramienta para dinamizar el sector”.