Menú

EL OESTE, UN BUEN VECINDARIO

Ver

LA TRANQUILIDAD DEL OESTE

LA TRANQUILIDAD  DEL OESTE

Los barrios del oeste caleño se caracterizan por ser muy tranquilos, además de acogedores. Una de las razones de la paz que se respira en sus calles, está en el empeño que sus moradores ponen para mantenerlo alejado del ruido y las molestias que afrontan vecinos de otras zonas, debido a la proliferación de estableciminetos comerciales.

“Hay que entender que cuando se empieza con una tiendita en casa, esta se vuelve tiendota y con el tiempo, supermercado”. La frase es de Enrique Valle, vicepresidente del Movimiento Cívico La Zona Oeste de Cali, entidad que nació en 2009 por iniciativa de habitantes de Santa Teresita, que vieron amenazada su tranquilidad ante el anuncio de la llegada de negocios al barrio. “Y es que no hay que desconocer que por lo general el comercio suele traer congestión vehicular, si no se cuenta con parqueaderos, así como ventas ambulantes e indigencia, entre otras situaciones que acaban con la sana convivencia de una zona”, añade el líder cívico. “Además, agrega, estos barrios del Oeste solo tienen una calle de entrada y otra de salida: la Avenida Cuarta y la Carrera Primera”.

Volviendo a los inicios de la entidad, Enrique Valle cuenta que les repartieron cien volantes a los vecinos convocándolos a una reunión, en los cuales decía: “si usted no quiere ver su barrio con los problemas de Granada o el sector del Parque del Perro, por la cantidad de restaurantes y otros establecimientos, debe asistir a esta reunión”.

Al encuentro asistieron 70 residentes, los cuales aportaron una cuota para pagar un abogado que tramitara la parte legal relacionada con el uso del suelo del barrio. Así se dio inicio a dicho comité, que logró que Santa Rita, Santa Teresita, Arboledas y  Normandía, quedaran clasificados como barrios “netamente residenciales”. Los demás no están incluidos, pues tienen problemáticas muy distintas a las de los ya mencionados, aclara Valle.
Actualmente esta corporación está integrada por unas 400 personas, que siguen aportando recursos para mejorar las condiciones del sector. Entre las donaciones figuran doce recipientes de basura para la margen del río Cali, tres bancas para el MÍO en inmediaciones de la Pandería La Sebastiana, ocho bancas plásticas para la ribera del mismo río entre los monumentos del Gato de Tejada y la María Mulata, así como ocho cámaras de seguridad, interconectadas la Policía.

“Todo lo que realizamos lo consultamos antes con el Municipio. No se hace nada sin coordinarlo con la Administración”, enfatiza Enrique Valle.

Comunidad persistente

La participación activa de los residentes del Oeste en temas de ciudad fue la clave para ser tenidos en cuenta por el Municipio. “Nosotros asistimos a todas las reuniones cuando se estaba diseñando el Plan de Ordenemiento Territorial, POT, de Cali, y ahí fue cuando logramos que dejaran el sector clasificado como residencial. Según esto, al interior de los mencionados barrios no debe haber ningún tipo de establecimientos comerciales, señala Ana María Velasco, directora Ejecutiva de dicha entidad cívica.

Cabe anotar que sí existen establecimientos, entre ellos almacenes de cadena, restaurantes y panaderías, y se ubican en zonas como La Portada al Mar, en la Avenida Cuarta Oeste (por el Gato del Río, en Normandía) en sentido Norte Oeste y de ahí hacia el monumento de María Mulata, y se devuelve por la Carrera Primera.

Ejemplo a replicar

El comandante de la estación de Policía de La Flora, al que pertenecen los barrios del Oeste, reconoció el trabajo de esta comunidad, al decir que gracias a su esfuerzo “se ha podido armonizar el tema de seguridad en la zona”.

El Mayor Jonathan Sandoval, como se llama el uniformado, invitó a los ciudadanos a replicar estas acciones cívicas para seguir viendo excelentes resultados, y añadió que mucha gente es indolente a lo que pasa a su alrededor, pero la idea es ser solidarios y trabajar en equipo con las autoridades de Policía. Con estas palabras se refirió también al Comité de Seguridad y Convivencia del barrio Santa Rita, que desde hace cinco años trabaja en infraestructura, convivencia y seguridad.

De acuerdo con Enrique Motora, su fundador del comité, que cuenta con 17 integrantes, ya tienen varios aliados, entre ellos, la Policía Metropolitana, Megaproyectos, el Dagma, la Secretaría de Tránsito y Emcali.

UN TESORO PARA CUIDAR

Por: Luisa Fernanda Jaramillo/reportera de El País

Aunque Fernando Ibáñez, ingeniero de sistemas de 32 años, no vive en Santa Teresita ni en Los Cristales, todos los días, sobre las 12:00 m., sale de su oficina en el Centro rumbo al Oeste. Durante más de una hora trota alrededor del río Cali.

“Para mí este es el tesoro de Cali. Así esté haciendo calor, la vegetación de la ribera impide que nos quememos mientras hacemos ejercicio, nos permite hacer deporte en medio de la naturaleza pero dentro de la ciudad”, asegura Ibáñez. El ingeniero comenta que, de hecho, al medio día hay “por los menos unas diez personas corriendo por la ribera; casi todos nos vamos después al trabajo”.

Aunque los caleños y visitantes pueden ver como el río Cali recorre la ciudad en medio del concreto, se olvida en ocasiones que este afluente, del que bebe por lo menos la cuarta parte de la población, nace en las entrañas del Parque Nacional Natural Los Farallones, a 4.000 metros de altura sobre el nivel del mar en el Alto del Buey. Desde ahí hasta su desembocadura recorre más de 50 kilómetros y articula una cuenca de 21.526,4 hectáreas.

El Oeste, uno de los sectores más verdes de la ciudad, es uno de los que más goza de este río, al que se le han dedicado canciones y escrito cientos de poemas.

Cuando el río Cali entra a la ciudad pierde la fuerza con la que sale de su nacimiento y, de acuerdo con cifras de Emcali, llegan 300 o 400 litros por segundo de agua que pasan por el CAM, pero es en el tramo que va del Zoológico hasta la clínica de Nuestra Señora de los Remedios donde brilla en todo su esplendor.

No solo los vecinos del sector lo admiran, sino que muchos visitantes se dejan seducir por la frescura y la belleza que el río Cali le da a ese entorno tan pavimentado. Probarlo es sencillo, pues a cualquier hora se puede ver a caleños y turistas paseando entre los guaduales y visitando al Gato de Tejada y todas sus gatas.

Sus guardianes

Ya lo había dicho el caleño Saulo Usma, coordinador del programa de agua dulce para la WWF Colombia, al presentar un estudio sobre la salud de la cuenca del río Orinoco: es la falta de consideración que tienen los ciudadanos con los afluentes lo que hace invisible la necesidad de diagnosticarlos y de trabajar por ellos.

Ese es uno de los objetivos de la Oficina de Coordinación Social de la Alcaldía de Cali. “Queremos que los caleños entiendan la riqueza que tiene la ciudad en el río que la atraviesa, que el río se convierta en un corredor ambiental y cultural para toda la ciudad”, asegura Ximena Zamorano, asesora de esa dependencia.

El gran interés de la Oficina es la recuperación del río Cali. La primera dama de la ciudad, Patricia Tello de Armitage, y sus asesores trabajan en buscar caminos para la apropiación y recuperación del caudal. “Hemos creado cuatro mesas con las comunidades aledañas al río: una de la Zona Oeste, otra del Norte, otra con las comunas 2 y 4 y tenemos la mesa de Aguacatal, porque ese afluente y la quebrada El Chocho hacen parte de la cuenca del río Cali”, explica Zamorano.

La Oficina se ha vinculado para hacer un trabajo completo con el río. De la mano del Dagma busca recuperar las orillas del río y además hacerle mantenimiento a los guaduales, árboles que no han recibido cuidados durante años.

Con el Cuerpo Voluntario de Bomberos de Cali coordinan también la limpieza del cauce del río, pues este se llena de residuos en temporada de lluvias y de basuras.

Además, se han realizado seis jornadas de limpieza con la comunidad, tanto en la parte alta como baja del río. A esta iniciativa se han vinculado diferentes grupos, cuenta Zamorano, de compañeros de trabajo que quieren contribuir a la causa y de otros grupos que tienen como objetivo cuidar y querer a la ciudad, como el de ‘Yo amo a Cali’. Y por supuesto, comunidades de vecinos.

Con la Secretaría de Bienestar Social trabajan en la atención integral de habitantes de la calle en las zonas aledañas al río, ya que en las riberas estas personas encuentran lugar para reciclar, pero no de la forma adecuada.

Y pese a que el objetivo principal es recuperar el río Cali, Zamorano advierte que la Oficina quiere que “el trabajo no sea solo de la Administración Municipal, sino que sea un compromiso de las comunidades aledañas y de todos los caleños, y que perdure”.

PROYECTOSPOR TODO LO ALTO

PROYECTOS POR TODO LO ALTO

Santa Teresita, Santa Isabel, Los Cristales y Normandía son algunos de los barrios que se destacan en el Oeste de Cali por la creciente construcción de proyectos de vivienda.

De acuerdo con especialistas, el aumento de la oferta habitacional en ese sector ha tenido efecto en la demanda por parte de compradores que buscan confort y valorización.

La naturaleza de la región hace que las viviendas que se construyen en el Oeste sean muy apetecidas. Por mencionar un ejemplo, el sector de Los Cristales goza de la brisa de los Farallones de Cali, y su cercanía a la quebrada San Fernando contribuye a que se mantenga fresco el clima. Factor que indudablemente puede incidir en la decisión de un comprador, teniendo en cuenta que el ambiente de otros sectores de la ciudad puede resultar menos favorable.

Cabe destacar que en el Oeste se ubica gran parte del corredor gastronómico de Cali. Además, la oferta cultural del sector es invaluable. El Museo de Arte Moderno La Tertulia es su mayor ícono.

Y aunque los costos de las casas y apartamentos del sector parezcan altos, los valores agregados de la zona son los que dan la estocada final para que los compradores se decidan a vivir allí. Conozca la tentadora oferta que tienen en ese sector las constructoras.

PROYECTOS POR TODO LO ALTO
Proyectos por todo lo alto
Proyectos por todo lo alto
Proyectos por todo lo alto
Proyectos por todo lo alto
PROYECTOS POR TODO LO ALTO

Solanillas

La vegetación y el buen clima no son los únicos valores agregados de Cristallo Towers, de Constructora Solanillas. Este es un proyecto de 55 apartamentos entre 168.7 y 367 m2 construidos y en él se desarrollan dos torres: la A, con 26 apartamentos y la B con 29; ambas rodeadas de un entorno natural y con vista hacia la ciudad.

El proyecto cuenta con lobby a doble altura, oficina de administración, oficina virtual con sala de juntas, sala de conductores, salón social, salón de juegos, gimnasio con Terrace Deck, piscina, sauna y turco, y tres niveles de parqueo en sótano.

Cada apartamento se compone de tres o cuatro alcobas, todas con baño, alcoba principal con vestier, family social, amplia salacomedor, balcón integrado a esta, cocina abierta tipo americano (puede cerrarse con una puerta de madera corrediza), zona de oficios, alcoba de servicio y baño social.

Alpes

Solaris del Río, proyecto de la Constructora Alpes, es uno de los proyectos más destacados dentro de la oferta de vivienda nueva en el Oeste de Cali.
Este desarrollo habitacional estará ubicado a pocos pasos de la rivera del río Cali y del Zoológico de la ciudad, en el barrio Santa Teresita, que aparte de ser totalmente residencial cuenta con uno de los mejores microclimas del sector.

Es un edificio concebido desde el diseño contemporáneo, movimiento que se destaca por el estilo moderno de su fachada principal y sus espacios interiores. Consta de 17 apartamentos, distribuidos en 10 pisos. En el primero se plantea la zona social con piscinas climatizadas para adultos y niños, jacuzzi, oficina de administración, baños y salón social con cocineta.

Cada apartamento cuenta con dos parqueaderos en semisótano y sótano. En el frente principal, sobre la Carrera 2 Oeste, estarán los accesos peatonal y vehicular, los cuales conducen a la portería y luego al lobby.

Jaramillo Mora

En el sector de Santa Teresita y Bellavista, sobre la Avenida 3 Oeste y la Carrera 1 Oeste (pasando el zoológico), se ubica Solevante: un proyecto con ubicación privilegiada.

Es un conjunto residencial conformado por tres esbeltas torres, una de 18 pisos y 2 de 16, con solo dos apartamentos por piso y con parqueaderos de visitantes en cada una de ellas. Con una imponente portería de tres niveles con zonas de disfrute y uso.

Los apartamentos cuentan con hall de acceso, estudio, baño social, cocina abierta, sala comedor, terraza cubierta con puertas corredizas que permite la integración de los espacios, área de ropas, alcoba y baño de servicio, estar de alcobas o de televisión, dos alcobas de hijos cada una con closet y baño, y una alcoba principal amplia con baño, vestier y espacio para condensadores de aire acondicionado hacia la fachada posterior.

Cusezar

Un exclusivo edificio conformado por 71 apartamentos distribuidos en dos torres de ocho pisos cada una se levanta sobre el barrio Santa Teresita. Se trata de Mirador del Oeste, uno de los ambiciosos proyectos de esta constructora, que ofrece una portería con lobby y dos salones de reuniones, ascensor en cada una de las torres, dos parqueaderos cubiertos por apartamento y depósito.

Mirador del Oeste tiene tres tipos de apartamentos cuya diferencia está en el área: 110, 132 y 167 m2.

Rubio Promotores

Rincón de Cristales es el condominio en altura que ofrece esta constructora. Está constituido por edificios de cinco pisos con ascensor, dos parqueaderos, dos piscinas climatizadas (niños y adultos), zona de juegos infantiles, salón social, portería y zona de spa con espacio para gimnasio, masajes y baño turco.

El proyecto ofrece tres tipos de apartamento: el A, con área construida de 84,05 m2 y tres alcobas o dos cuartos y estudio; el B, cuya área de 102,74 m2 dispone de tres alcobas o dos más estudio; y el C, de 71,22 m2, dos alcobas o una más estudio.

PyP Constructora Urbano 

En el nuevo Oeste de Cali se ubica Quadratto, un edificio de 62 apartamentos, que cuenta además con dos ascensores, cancha de squash, cancha múltiple, juegos infantiles, piscinas para adultos y niños, gran salón social, área de gimnasio, jacuzzi, turco, sauna y planta eléctrica total.

Este proyecto habitacional que hace parte de la notable oferta del sector de Cristales tiene apartamentos de 104 m2 de dos habitaciones, y de 116 y 131 m2 de tres habitaciones.

ARRIBA SE VIVE MEJOR

ARRIBA  SE VIVE MEJOR

Lo primero que buscan las personas cuando quieren comprar un apartamento es un vecindario adecuado. Otros aspectos como el menor riesgo durante los temblores, la visual, el nivel de ruido e incluso el valor del inmueble también son tenidos en cuenta a la hora de tomar esa importante decisión. Pero ¿cuánta importancia se le da al piso del edificio en el que desean vivir?

Para Ernesto Guáqueta, arquitecto de Benhabitat Ltda, “pese a que es una decisión de cada quien, es cierto que los pisos altos ofrecen una mejor condición de vida. Hay mejor entrada de luz natural, ventilación, menor impacto de los factores externos y muchas familias los buscan, pues quieren un lugar que les dé confort, pero también calidad de vida”.

En eso coincide Ernesto Jaramillo, consultor inmobiliario de JM Inmobiliaria. “En los pisos altos hay menos ruido de la calle, menos contaminación generada por los automotores y establecimientos comerciales, y además se encuentran más alejados del sistema de alcantarillado”, comenta.

Por su parte, el arquitecto Víctor Hugo Ruiz expone otros puntos a favor de vivir en lo alto, al tiempo que recomienda buscar apartamentos desde el cuarto nivel hasta el penúltimo. “En los últimos pisos se puede disfrutar de una excelente vista de los cerros. Son los mejores para vivir, ya que sus habitantes no tienen que padecer a ningún vecino molesto arriba de su propiedad haciendo ruido permanentemente. Y además, en los pisos altos se consiguen los apartamentos más amplios”, concluye el profesional.

Justamente, el Oeste de Cali ofrece muchas posibilidades en esos sentidos, por lo que es uno de los sectores preferidos para vivir en las alturas.

Desventajas

Por otra parte, hay también quienes se oponen a la idea de vivir en las alturas, con los siguientes argumentos:

Mayor costo. El precio de un inmueble también se ve influenciado por el piso en que se habita, pues cuando el edificio tiene más de cinco pisos, el precio aumenta cinco millones en los últimos niveles.

Avería del ascensor. “Sin duda lo que más parece pesar en los clientes para no comprar un piso alto es la molestia de tener que subir y bajar por las escaleras, si el ascensor sufre una avería”, comenta Ernesto Guáqueta, arquitecto de Benhabitat Ltda.

En riesgo por emergencias. Habitar en lo alto de los edificios hace que las viviendas sean más difíciles de evacuar en caso de emergencia.
Además, los edificios altos soportan peor el viento, con lo que a más altura, se producirán mayores oscilaciones horizontales.

Ingresa aquí y entérate de las bondades que tiene vivir en zonas campestres.